Sin esperanza y sin miedo

Diario de investigación (V)

Posted: octubre 21st, 2020 | Author: | Filed under: doctorado | Tags: | Comentarios desactivados en Diario de investigación (V)

Con esta entrada estreno una etiqueta nueva: «métodos cualitativos». Conforme avanzo en la asignatura del doctorado en la que trato la parte cualitativa de mi investigación doctoral, una de las tareas es mantener un diario de investigación. Así que mantendré el enunciado «Diario de investigación (-)» e iré diviendo las entradas según dos etiquetas: «diseño de investigación» (que se corresponde con las anteriores entradas) y «métodos cualitativos». Utilizaré esta entrada para publicar el breve ensayo que he tenido que entregar para la asignatura «Advanced Qualitative Methods in Knowledge Society Research».


En esta primera aproximación a la Grounded Theory (GT) -Teoría Fundamentada, en español- el presente ensayo parte de la lectura de los tres primeros capítulos de Basics of Qualitative Research (Corbin y Strauss, 2015) para cubrir dos aspectos: debatir sus fundamentos teórico-filosóficos desde una lectura del libro El sabio, el mercader y el guerrero, de Franco Berardi (2007) [en esta entrada del blog hago unos comentarios de este libro]; y plantear el encaje de esta metodología con la tesis doctoral sobre la aplicación de conceptos como ciudadanía y alfabetización digitales a la educación social.

Corbin y Strauss basan su versión de la GT en dos corrientes filosóficas: pragmatismo e interaccionismo (2015, p. 18). Para discutir estos fundamentos teóricos, parece apropiado acudir a una filosofía imbricada sustancialmente con las anteriores, la fenomenología. Según Berardi, la fenomenología atiende al “proceso social como proliferación de mundos singulares”, propone “partir de la dimensión de la experiencia, del tiempo vivido, de la corporeidad singular”, e invita a “considerar realidad y pensamiento como dimensiones indisociables desde el punto de vista del mundo-de-la-vida” (2007, pp. 66-69). El “mundo-de-la-vida” (Lebenswelt) es una noción propuesta por Husserl para denominar la “dimensión precientífica y precategorial” del mundo, lo que evoca a ese terreno en el que la GT trabaja sin conceptos previos. Además, cuestiones como la importancia de los procesos y el aspecto temporal, el rechazo al dualismo entre acción-conocimiento, y la experiencia como base del conocimiento, son abordadas por Dewey y sustentan filosóficamente a la GT (Corbin y Strauss, 2015, pp. 19-21).

La exposición que realiza Berardi de la fenomenología fundamenta lo que denomina el “método composicionista” o el “composicionismo como método molecular”, en referencia al pensamiento atomista de Demócrito que postulaba que los seres son “agregados, composiciones provisionales de átomos” (2007, p. 33). Este método sugiere que “la ciencia de la transformación social está mucho más cerca de la química de los estados gaseosos que de la mecánica de los cuerpos sólidos”, por lo que “[N]o hay voluntades […] hay dispositivos abstractos que concatenan flujos” (2007, p. 32). De esta manera, el composicionismo se asemeja a la “visión del mundo” de Strauss, marcada por la “fluidez”, y la continua “fragmentación” y “coalescencia” (Strauss y Corbin, 2015, p. 22).

La GT, desde esta perspectiva composicionista y adoptando la terminología de Deleuze y Guattari, puede asemejarse a la noción de “caosmosis”. Entendiendo el caos como “una forma de mundo demasiado compleja como para poderla elaborar con las categorías de las que disponemos”, la caosmosis “habla de este emerger, de este aflorar de nuevas concatenaciones de sentido en medio del caos” (Berardi, 2007, p. 34). Los conceptos, definidos por Deleuze y Guattari (2001) como “conjunto(s) de variaciones inseparables que se produce(n) o se construye(n) sobre un plano de inmanencia”, son los utensilios esenciales en esta tarea caosmótica que realiza la GT. La potencia de una metodología como la GT, desde una perspectiva teórico-filosófica, radica en que posibilita un enfoque eminentemente materialista e inmanente para explicar la realidad.

Por lo que respecta a la posible utilización de la GT en la tesis doctoral a desarrollar, se presenta como una metodología de gran interés por lo expuesto anteriormente. Sin embargo, los métodos escogidos y, especialmente, su concatenación, generan dudas sobre la idoneidad de la GT para esta investigación. Las entrevistas en profundidad a realizar a educadores sociales tendrán lugar después de una revisión sistemática y una encuesta online. La revisión sistemática proporciona el marco teórico de la tesis y, pese a que no está recomendado su uso en la GT (Strauss y Corbin, 2015, p. 52) podría usarse como “literatura técnica” para realizar comparaciones con los resultados del análisis de las entrevistas. Sobre las encuestas, Strauss y Corbin apuntan que la GT puede ofrecer pistas para análisis cuantitativos posteriores (2015, p. 11), por lo que no parece recomendable la GT en caso opuesto. En definitiva, tanto los conceptos previos que articulan la tesis como situar el método cualitativo al final del proceso de investigación levantan obstáculos para utilizar la GT en esta tesis doctoral, pese a que el posicionamiento que esta metodología permite encaja con los planteamientos filosóficos que esta investigación pretende imprimir en su propuesta de educación social digital.

 

Referencias

Strauss, A. y Corbin J. (2015). Basics for Qualitative Research. Thousand Oaks: SAGE.

Berardi, F. (2007). El sabio, el mercader y el guerrero. Madrid: Acuarela.

Deleuze, G. y Guattari F. (2001). ¿Qué es la filosofía? Barcelona: Anagrama [En Berardi, 2007, p. 35].


Comments are closed.